jueves, 31 de diciembre de 2015

Momentos de felicidad del 2015

Muchas veces no nos paramos a pensar en lo que tenemos y no nos damos cuenta lo que afortunados que somos... tal vez por este motivo, finalizando el año me planteé realizar una lista con algunos de los buenos momentos del mismo y me fui dando cuenta de cuánto tenía que agradecer en mi vida. La felicidad se encuentra en las pequeñas cosas y en los pequeños momentos fugaces, por ello es tan importante saborearlos y vivir el presente. Doy gracias por todo lo que hay en mi vida y espero que el próximo año me traiga más de estos y de otros buenos momentos.

Ésta es mi lista:




¿Has hecho una lista de tus buenos momentos?, ¿qué te parece si haces una y rememoras todos ellos?.

¡Que vuestro año esté lleno de amor, salud, sueños e ilusión y
que la felicidad se instale por siempre en vuestros corazones!.


Namaste.

sábado, 19 de diciembre de 2015

Sol

"Al sol siéntate. Y abdica para 
ser rey de tí mismo"

Fernando Pessoa

Imagen de la página Agéndate
Todo el mundo necesita un poco de luz en su vida. Desde tiempos inmemoriales, el sol se ha relacionado con la divinidad y la verdad. No es por casualidad que Siddhartha Gautama llamara iluminación al estado de comprensión profunda de la realidad.

Muchas personas experimentan un decaimiento importante de su estado de ánimo en los meses del año en los que la luz es más baja. Es lo que se denomina depresión estacional. De hecho, en los países donde la luz solar tiene poca incidencia o está muy polarizada -como al norte de los estados escandinavos-, los transtornos mentales son más comunes que en los países ecuatoriales. Por lo tanto, hay una relación entre los rayos del sol y el estado de ánimo.

Si tienes suerte de vivir en un lugar cálido, aprovecha este bien tan escaso en otras latitudes. No esperes a pasar una temporada en los hielos para valorar el placer de pasear en un día radiante. Mira las nubes que pasan, el vuelo de los pájaros, siéntate en la terraza de un café o en el banco de un parque y observa la alegría de los niños que juegan. Permite que el astro rey ilumine tu vida.

La energía solar es una fuente limpia e inagotable que no se aprovecha lo suficiente. Si tu casa recibe suficiente sol, puedes estudiar la instalación de placas solares para obtener agua caliente.


Para saber más

* Jane Ray & Mary Hoffman. Cuentos del sol, la luna y las estrellas. Blume, 2000.
* Jonathan Zuess. De la depresión a la ilusión. RBA, 2000.

...

Para los antiguos Yoguis el Sol era fuente de Vida y Energía y como un acto de devoción practicaban Surya Namaskar (Saludo al Sol). Por ello he querido acompañar esta entrada con una ilustración de dicho saludo ideal para practicarlo todos los días al comenzar la jornada y/o al ocaso del astro rey.






Nota: Capítulo sacado del libro "99 maneras de ser FELIZ y 99 recetas budistas para vivir con plenitud" de Gottfried Kerstin.

jueves, 17 de diciembre de 2015

Prejuicios y juicios... la primera clase

La semana pasada hablaba sobre cómo llegué al Yoga, sobre todo por la idea extendida (y errónea) de la forma física que se precisa para practicarlo. Voy a continuar hablando sobre mi experiencia en esta maravillosa disciplina.


Recuerdo la primera clase a la que acudí... comenzamos juntos mi marido y yo, al igual que en su momento habíamos hecho con la primera clase de Aikido. Antes de desplazarnos al lugar donde se impartía la clase, comentábamos algunos aspectos sin tener muy claros los desenlaces y las respuestas a algunas de nuestras preguntas, y he aquí que nos encontramos con otras generalizaciones con respecto al Yoga...

Pero es curioso porque, con respecto a ello, encontramos "pre-juicios" (para algo se realizan antes de poder tener un juicio a ciencia cierta, es decir, se realizan sin conocimiento de causa) que son totalmente extremistas, a saber: a) pero si en las clases de yoga no se hace nada, se pasan el tiempo meditando y no se suda nada, b) prepárate porque la práctica es muy dura e intensa.

¿En qué parte nos encontramos nosotros en aquel entonces?, pues más o menos en la primera, debo ser sincera. Habida cuenta de que las clases de Yoga a las que íbamos a acudir se impartían a través del Ayuntamiento y en la Casa de Cultura, considerábamos que no habría vestuarios y mucho menos duchas. Así que allá que nos fuimos con mucha ilusión con la que sería nuestra primera toma de contacto, pero con dudas "razonables". Y debo decir que si, que ese primer día, sudamos.

Para los que crean que "no es deporte" diré que así es, no se trata de un deporte, puesto que para ello debería de existir competición (según está estipulado) y en el caso del Yoga, la única competición posible, en todo caso sería con uno/a misma/a, pero sólo reconociendo la evolución de la persona a través de una práctica continuada, sin expectativas, ni metas y desde la aceptación, desde la verdad y sin violentar físicamente al cuerpo.

Los que consideren que "no es una actividad física" o "que no se suda", no cabe otra que indicar que no sólo se trata de una actividad física, sino también mental y espiritual, por lo que no conozco disciplina tan completa y que cuide íntegramente del Ser. En cuanto a la sudoración (y sin necesidad de practicar Bikram Yoga, modalidad que se practica con una temperatura en la sala rondando los 40º-42º C), debemos de tener en cuenta que estamos trabajando y moviendo energía, por lo tanto, por supuesto puede generar aumento de la temperatura corporal y como consecuencia, una transpiración más o menos acusada en función del momento, las condiciones de la sala, la vestimenta y la persona. Pero algunos consideran (sobre todo entre las personas que tienen una gran actividad física y van al gimnasio) que "eso no es nada", "no se trabaja", etc... pues bien, he visto a muchas personas que consideraban tener una gran condición física, mirar de reojo a personas mayores realizando su clase y no creerse que "ellos no eran capaces" ni siquiera de sentarse con la espalda recta y que "lo han pasado mal" para seguir la clase y realizar ejercicios y asanas. Aquí el ego se ha visto seriamente golpeado y dicha persona ha visto cómo se tambaleaba su mundo y sus creencias en tan sólo unos minutos. No se trata de fuerza y repeticiones, porque si, está muy bien hacer deporte, por supuesto que si, pero no sólo debemos quedarnos ahí, puesto que de nada nos sirve estar muy fuertes o ser muy veloces, si no cuidamos nuestros músculos en todos sus aspectos, estirándolos, flexibilizándolos, oxigenándolos y nutriéndolos y con todo ello, además, adquiriendo una buena higiene corporal, absolutamente necesaria para tu bienestar diario y una calidad de vida a corto, medio y largo plazo. Pero ¿qué les ocurre a estas personas cuando comprueban que las cosas no eran tal y como creían?, pues muy sencillo, pueden enfrentarse a ello y comenzar a construir de nuevo o tal vez, no se sientan preparados para ello y continúen su vida como hasta ese momento negando una realidad. Si es el segundo caso, simplemente no era su momento... tal vez más adelante encuentren ese momento para enfrentarse a su ego y comenzar a cambiar las cosas, o tal vez no.

Por último analizaríamos la opinión en la que se considera que la práctica del Yoga es dura e intensa. Aquí debo decir que será todo lo dura o suave según lo avanzado de la clase y del individuo, de la práctica de ese día en cuestión... Pero ante todo y sobre todo, la práctica puede resultar "dura" para nuestro ego, puesto que el primer enfrentamiento que afrontamos en Yoga es con nosotros mismos (como ya ha quedado se trasluce en el párrafo anterior). La mente siempre estará juzgando y analizando. Te moverá de un lado a otro. Te querrá hacer ver que "esto no es para mí", "¿por qué estamos tanto tiempo en esta postura?". Se pondrá a repasar la lista de tareas o la lista de la compra. Considerará que estás muy oxidado/a o todo lo contrario, ¡estás mucho mejor que tus compañeros/as!. Y así continuará en un parloteo incesante.

Aquí es donde comenzamos a librar la batalla más dura e importante, controlar la manipulación del ego, de la mente, para llegar al verdadero Ser e instalarnos en nuestro cuerpo, habitarnos y centrarnos en nuestra práctica y en llevar consciencia a todos esos puntos que poco a poco, fueron quedando olvidados y que ni tan siquiera reparamos en ello.

Pero si, también puede que la práctica pueda resultar dura, que pueda resultar intensa..., pero el cuerpo es una máquina perfecta destinada al movimiento y nosotros, somos los que en algún momento decidimos obviar esta parte, por lo que ahora tocará tomar el timón y encauzar hacia puerto. Aún así, posiblemente, cuando salgas a la calle, te habrás recuperado físicamente del esfuerzo llevado a cabo en la clase, pero ¡ah, amigo/a, la batalla se libró a niveles más profundos! y aunque tú no seas consciente en ese momento..., día a día, semana a semana y mes tras mes, algo irá cambiando poco a poco en tí y si no te quedarás sólo en el aspecto físico, no dudes de que como mínimo, tu respiración será más libre, amplia y fluida, mantendrás mejor el control de tus emociones, afrontarás el día a día de forma distinta y te sentirás una persona más equilibrada. Pero éstos sólo serán algunos de los beneficios que irás encontrando en tu camino.

viernes, 11 de diciembre de 2015

El primer paso de un camino

Me sorprende cuando me encuentro opiniones formadas y prejuicios con respecto al Yoga que provienen de personas que jamás han acudido a una clase con un buen/a profesor/a. Una de las opiniones más extendidas es tal vez que se precisan ciertas condiciones físicas para poder practicarlo, siendo sobre todo una de ellas, la flexibilidad.

Tal vez parte de la culpa para que esta idea esté tan sumamente generalizada es la gran proliferación de imágenes de cuerpos formidables en posturas muy avanzadas, y que precisan de una flexibilidad y fuerza dignas de acróbatas del Circo del Sol. Sin embargo, yo nunca pensé que debía de reunir ciertas condiciones para ello, porque sinceramente, muy mal me hubiese ido de pensarlo así. Posiblemente yo era una de las personas más sedentarias de mi entorno cuando comencé a practicarlo.

Lleva tiempo dando vueltas en mi cabecita la idea de reflejar en alguna entrada de este blog alguna de mis experiencias y/o vivencias, así que he pensado que hoy viernes, en lugar del acostumbrado Viernes de Reflexión, podía contaros cómo fue mi primer paso en este camino.

Jamás fui una niña que destacara en gimnasia; ni siquiera destacaba jugando a la comba o a la goma... eso si, me gustaba mucho jugar a ambas y día tras día jugaba con mis amigas en el recreo (y algún que otro amigo que se apuntaba de vez en cuando) y nunca me daba por vencida. Ni una sola vez conseguí realizar el pino, mucho menos una voltereta lateral o el puente. De hecho varias veces acabé con la nariz sangrando, dolorida e inflamada con mis intentos de colocarme cabeza abajo. En el colegio, en las horas de gimnasia, el potro lo saltaba con dificultad.

Cuando comencé a interesarme por el baloncesto (ya que nuestro profesor en segundo ciclo de E.G.B. era un gran aficionado), quiso la suerte que me detectaran una escoliosis (desviación de la columna vertebral). En aquella época y tras visitas a médicos, radiografías periódicas, sesiones de ejercicios de rehabilitación y revisiones, tras 6 meses no había otro camino: tenía que llevar un corsé ortopédico (incluso a la hora de dormir por las noches). Corsé que llevé durante 3 largos años. Por consiguiente, dado mi problema y mi grado de movilidad con dicho artefacto, estuve exenta de gimnasia y sólo realizaba ciertos ejercicios de rehabilitación en mi casa.

Es posible que dicho corsé hiciera que mi escoliosis no fuera a más, pero también es cierto que la musculatura de mi cuello, espalda y de mis abdominales quedara totalmente hipotónica (de hecho en la actualidad, tras un accidente de tráfico, cuando algún lesionado tiene una cervicalgia, raramente colocan un collarín, porque se han dado cuenta de lo contraproducente de dicha inmovilización para la musculatura).

Muchos años más tarde probé en un gimnasio unas clases de aerobic... no eran para mí. Sólo veía a otras chias mirándome por encima del hombro y si eran monas, pavoneándose por la sala y el vestuario (por suerte, sólo unas pocas eran así). También probé los típicos aparatos y pesas... tampoco eran para mí, me aburría y me daba la sensación de que todo era muy mecánico y que aquéllo era "sufrir por sufrir".

Bastante tiempo después comencé a hacer Aikido junto con mi marido, comenzando los dos al mismo tiempo. Tras unos meses me lesioné de una forma bastante tonta. Giré de pie y me encontré con un hoyo en el tatami que yo no conocía (de hecho me enteré dos años después que fue a consecuencia del mismo... por muy increíble que parezca... aunque eso es otra historia). El resultado fue un esguince en el pie derecho. Acudí a urgencias, me pusieron la férula mal, tuve que volver a ir ante el dolor que iba en aumento, volvieron a ponerme otra férula (en esta ocasión bajo la atenta supervisión del traumatólogo que me reconoció). Pero ahí no acabó la cosa y para evitar una caída en casa apoyé dicho pie con la férula aún puesta. El segundo fue peor que el primero, claro está. Siguieron meses y meses de rehabilitación y mi tobillo no llegó nunca a recuperarse al cien por cien.

Así llegó el momento en que pensé que debía buscar algo "más tranquilo" que no conllevara realizar rodamientos como en el Aikido. Automáticamente pensé en el Yoga. Siempre me había llamado la atención sin saber muy bien el porqué... tal vez la única visión que tenía de dicha disciplina era a través de Ramiro Calle en algún programa de RTVE.

Así fue como un cuerpo nada acostumbrado al ejercicio físico, con años de rehabilitación y con una lesión reciente dio su primer paso en la práctica del Yoga. Y así fue como mi ser se sintió atendido y cuidado en toda su extensión. Porque de pronto encontré que no sólo importaba el cuerpo físico, sino que también cuidaba y nutría mente y espíritu. Así fue como fuí "tocada por el Yoga".

Foto realizada en el año 2014, durante un seminario del primer módulo de
Formación de Profesorado de Hatha Yoga de la Asociación Alicantina de Yoga



viernes, 4 de diciembre de 2015

Colores

"Belleza que contemplan los ojos
ya no muere"

John G. Whittier

Aunque todos tenemos nuestros colores favoritos, según el estado de ánimo solemos inclinarnos hacia unas tonalidades u otras. Un cambio de preferencia puede aportar una información valiosa sobre nuestro estado emocional. Se ha comprobado, por ejemplo, que las personas suelen vestirse con tonos oscuros cuando están tristes o con colores neutros cuando están cansadas o estresadas.

Si te compras ropa de colores brillantes, puede significar que te sientes débil o que estás desanimado. Cuando alguien cambia súbitamente de color, merece la pena analizar qué ha sucedido para que esto ocurra.

Imagen de la página Thegaru
El color, sin embargo, no sólo es un barómetro, sino que puede utilizarse de manera activa para lograr determinados efectos. De eso se ocupa básicamente la cromoterapia. Ésta utiliza la frecuencia de los colores para influir en el inconsciente del individuo. El rojo, por ejemplo, resulta excitante, mientras que el azul induce la calma. La recepción psicológica de los distintos colores es algo a tener en cuenta, sobre todo, antes de pintar una habitación. Asegúrate de encontrar la tonalidad que más te beneficia. Las paredes que nos rodean determinan el espíritu de nuestros pensamientos.

Experimento: Utiliza cartulinas de colores para comprobar el efecto que producen en tu estado de ánimo. Puedes dedicar a cada color treinta segundos de atención. Anota todas las impresiones que surjan durante el ejercicio.


Para saber más

* Lilian Verner-Bonds. Cromoterapia. Parramón, 2000.
* Suzy Chiazzari. Color. Blume, 1999.

...

¿Quién no vibra a la vista de un color o se deprime ante la vista de otro?. Tal vez tengas un color prefrerido que siempre te ha acompañado o tal vez, a raíz de alguna experiencia, hayas abierto tu abanico sobre los colores que te gustan, como es mi caso. Sea como sea, te puedes beneficiar de la vibración de cada color.

Si quieres seguir investigando o ya estás algo familiarizado/a con el cuerpo de energía sutil y los chakras, sabrás que en cada chakra predomina un color: rojo en el chakra raíz, naranja en el chakra del bazo, amarillo en el del plexo solar, verde y/o rosa en el chakra del corazón, azul para el chakra de la garganta, índigo en el chakra del entrecejo o tercer ojo y finalmente, morado o blanco para el chakra de la coronilla. Si eres consciente o alguien te ha dicho que uno de tus chakras suele estar más cerrado, inarmónico, bloqueado, puedes utilizar el color de dicho chakra para ayudar a que se desbloquee, equilibre y armonice y así pueda fluir la energía a lo largo de tu canal central eliminando los obstáculos.

Sin embargo, no sólo se trata de cuidar tus chakras y armoninarlos, puesto que no debes olvidar que tenemos un cuerpo físico y que es primeramente a través de él como nos comunicamos y actúamos en todo nuestro ser para intervenir sutilmente en todos nuestros otros cuerpos, esos que en principio, son invisibles a los ojos... pero no olvides, que al igual que el aire no se ve y está presente en cada rincón, tú eres energía. Abre tu mente y tu corazón y conéctalos.

¡Feliz Fin de Semana!.

Namaste.

viernes, 20 de noviembre de 2015

Escritura

"El papel cubierto de escritura
arde mal"

Mijail Bulgakov

En los países orientales, la caligrafía es un arte milenario equiparable a la pintura. Existen maestros calígrafos admirados por la pureza y expresividad de sus trazos. Cada carácter o ideograma reflejan la escuela y el estilo personal del autor.

Últimamente se ha despertado entre nosotros un cierto interés por las caligrafías china y japonesa, y hay personas que acuden a estos cursos como terapia para relajarse o por el simple gusto de recrear estos caracteres.

Imagen de la página esja400.com
Aunque nuestras letras no dispongan de tanta riqueza simbólica -¡hay un diccionario que recoge más de un millón de signos chinos diferentes!-, también poseen belleza y, al fin y al cabo expresan la personalidad de quien las escribe. Lamentablemente, los teclados electrónicos hacen temer por el futuro de la escritura a mano en el mundo contemporáneo.

Recuerda el hábito de escribir sobre el papel, aún mejor si dispones de una pluma. Puede ser una actividad agradable tener a mano un cuaderno donde al final del día apuntes las impresiones de la jornada. No tengas prisa, disfruta del roce de la pluma sobre la superficie lisa. Prueba nuevos estilos de letra o combinaciones de mayúsculas y minúsculas.

El monje que anida en tí te mostrará tu camino particular a la serenidad.

Propuesta: Un ejercicio muy interesante es inventar tu propio sistema de signos. Puedes utilizarlo para comunicarte con otra persona, o sólo por el placer de crear.


Para sabes más

* Andrew Robinson. Historia de la escritura. Destino, 1996.
* Diana Hardy. Enciclopedia de Técnicas de Caligrafía. Acanto, 1996.
* Jon Gibbs. Caligrafía. Roginbook, 1999.

...

El arte de escribir.... me encanta que ahora parece que vuelva a estar en auge la escritura estilográfica, creo que está llena de carácter. Esa delicadeza de la pluma sobre el papel me parece tan, como diría, poético. Me encantaría poder realizar un taller o un curso de escritura caligráfica, con plumines, distintos tipos de tintas, quizás algún día, quién sabe. Es algo en lo que siempre se me van los ojos y las plumas estilográficas me encantan. Aún recuerdo una Edgar Allan Poe a la que no le quitaba los ojos cada vez que visitaba una librería/papelería de mucha tradición.

Las nuevas tecnologías ya se sabe que son buenas para unas cosas, pero también malas para otras. Me gustaba ir al buzón y tener la sorpresa de recibir una carta de una amiga que conocimos mientras veraneaban aquí y con la que estuve carteándome. Ahora el buzón sólo nos desborda de publicidad y de facturas. Cierto que es muy cómodo saber de familia y amigos que están lejos con un mensaje de whastapp, pero no deberíamos de perder la afición (si, ¿por qué no llamarlo afición?), de la escritura, porque si, por placer.

Lo bueno, es que nunca es tarde para escribir, para comenzar un cuaderno, para enviar una carta o una postal a un/a amigo/a y darle una sorpresa, para dejar una nota manuscrita llena de sentimiento. Aquí y ahora, el momento en que puedes actuar, ¡recuerda!.

¡Feliz Fin de Semana!.

Namaste.


viernes, 13 de noviembre de 2015

Movimiento

"¡Que no sea tu cuerpo
la primera sepultura de tu esqueleto!"

Jean Giradoux

El cuerpo humano está hecho para moverse. Está demostrado que las personas de hábitos sedentarios son más propensas a la apatía y la tristeza que las que practican ejercicio. Una de las razones es que al poner los músculos en movimiento se incrementa el flujo sanguíneo y, por lo tanto, llega más oxígeno al cerebro. Además, se eleva el nivel de endorfinas, las sustancias responsables del bienestar.

Imagen de la página Pintura y Artistas
El ejercicio es una excelente manera de descargar las tensiones y conservar el buen humor. No es necesario practicar un deporte de competición ni moldear la musculatura en un gimnasio. Un trabajo físico demasiado fuerte puede ser incluso contraproducente. Lo esencial es divertirse y hacer un paréntesis en la rutina diaria.

Cualquier dinámica que implique movimiento es altamente beneficiosa. El Yoga, por ejemplo, es una disciplina muy suave -básicamente trabaja la elasticidad y la respiración- y, a medio plazo, produce una transformación física y mental verdaderamente espectacular.

Si pasas mucho tiempo entre cuatro paredes, lo ideal es que practiques alguna actividad al aire libre como el footing. Si no puedes reservarte unos minutos al día, trata de caminar más -para ir al trabajo o a la compra- o -¿por qué no?- cambia el coche por la bicicleta. Cuando una máquina no se usa acaba deteriorándose. Puesto que el cuerpo es un vehículo que no tiene repuesto, merece la pena tenerlo siempre a punto.

Uno de los beneficios del ejercicio es la eliminación de tóxinas a través del sudor, de modo que no olvides beber abundante agua después de cada sesión.


Para saber más

* Blandine Calais-Germain. Anatomía para el movimiento. La Liebre de Marzo, 1994.
Jürgen Weineck. Salud, ejercicio y deporte. Paidotribo, 2000

...

Por digamos "recomendación médica" yo no hice mucho deporte durante mi juventud, más bien esto y que me "prohibieran" los deportes que me gustaban hizo no practicara nada de deporte, excepto caminar y algunos que otros bailoteos. Esto fue a menos con el cambio de lugar de trabajo e ir "asentando cabeza" conforme menos salía de marcha, porque los bailoteos iban menguando.

Pero llegó un día en que alguien ahora muy cercano dijo (más o menos) "Sólo tú eres responsable que cómo está tu cuerpo ahora, reconócelo, acéptalo, perdónate. En tu mano está el cambiar esto ahora"... antes de que dijera esto, fui consciente del abandono del vehículo de mi alma y os puedo asegurar, que fue un grandísimo golpe para mí, porque nunca antes había visto la situación exacta hasta ese momento, pensando que era otra muy distinta a la realidad.

A partir de ese momento sólo he tenido pasos hacia adelante y he ido mejorando no sólo físicamente, sino también emocional, mental y espiritualmente. Así que os animo desde mi experiencia a tomar el timón de vuestro barco, guiarlo por las mejores aguas, fondear en aguas tranquilas y atracarlo en el mejor puerto... y con esto no estoy hablando de vuestro cuerpo desde el principio, sino de vuestro Ser, de vuestra alma, y sólo hablo de cuerpo cuando digo "puerto", así que, id pensando sobre el significado.

Un inciso: debo indicar que no estoy de acuerdo con respecto a lo que comenta sobre el  Yoga: "es una disciplina muy suave"... más bien es todo lo suave o intensa que quieras o que tu cuerpo esté preparado para realizar. Siempre desde la verdad, la aceptación y el respeto, el Yoga deberá de amoldarse a cada uno con sus circunstancias y su edad, jamás al contrario, puesto de si no fuera así, no sería Yoga.

¡Feliz Fin de Semana!.

Namaste.

viernes, 6 de noviembre de 2015

Inmediatez

"El 80 por ciento del éxito 
consiste en estar allí"

Woody Allen

Los tibetanos creen en la existencia de un reino sagrado, Shambhala, oculto en algún rindón remoto del Himalaya. En este lugar paradisíaco impera la belleza y la bondad, porque sus pobladores han alcanzado la iluminación trascendiendo el sufrimiento. Muchos consideran que aún es posible llegar a Shambhala, pero el camino es largo y está lleno de peligros. Quien tiene la suerte de llegar a sus puertas -a menudo fruto del azar- debe aprovechar la oportunidad de penetrar en el reino. Si no lo hace y lo posterga para más adelante, tal vez nunca más vuelva a encontrarlo. Las puertas de Shambhala se abren una sola vez en la vida, y el que no las atraviesa queda fuera para siempre.

Imagen de la página The Sacred Heart of Shambhala
Este mito nos enseña algo muy importante que a menudo olvidamos: la vida no espera; por lo tanto, si tenemos un sueño, debemos tratar de hacerlo realidad. Si no tomamos la iniciativa con el primer entusiasmo, ya nunca vamos a hacerlo.

Es triste dejar pasar los días y los años sin que nada importante suceda. Los que nunca arriesgan nada son los primeros que se quejan de lo aburrida que es su vida. Esperan que el cambio, la felicidad, les llegue de fuera como una dádiva. Esta visión de las cosas no es muy productiva: encontrar un nuevo mundo requiere valor, optimismo e inmediatez. "Ahora o nunca" debería ser el lema. Si la puerta de Shambhala se ha abierto en tu vida, entra sin dudar. Es preferible errar cien veces que someterse a la rutina.

Cuatro factores que nos inmovilizan:

1. Duda permanente.
2. Miedo a agravar la situación.
3. La resignación.
4. La dependencia de opiniones de terceros.


Para saber más

* Anne & Daniel Meurois-Givaudan. Viaje a Shambhala. Luciérnaga, 1990.
* Chögyam Trunqpa. Shabhala. Kairós, 1999.
* Dino Buzzati. El desierto de los Tártaros. Debate, 1995.

...

Yo soy una amante de las historias de ficción y por tanto, de las películas que después están a la altura del relato original, tipo El Señor de los Anillos, Harry Potter, Avatar, etc. y todo lo que hable de magia, reinos escondidos en los que se encuentra una gran sabiduría y todos viven en paz y armonía, me chifla. Tal vez esto se deba a que me gustaría que a veces las cosas fueran tan "sencillas" y el bien y el mal estuvieran claramente diferenciados, nos pudieran salvar grandes y poderosos héroes y se supiera en todo momento, sin lugar a dudas, en qué lado está cada uno... Pero esta realidad es otra bien distinta y tal vez ese reino de armonía y paz exista, pero en nuestro interior... ¿alguna vez te imaginaste una aventura tan ardua?.

Indagando un poquito sobre Shambhala me he topado con las palabras del Dalai Lama y paso a exponerlas aquí:

Aunque los que tienen una afiliación especial puede realmente ir allí mediante su conexión kármica, sin embargo, [Shambala] no es un lugar físico que podamos encontrar en la realidad. Sólo puedo decir que es una tierra pura, una tierra pura dentro del ámbito humano. Y a menos que uno tenga el mérito y la asociación kármica real, uno no puede realmente llegar allí.
Tenzin Gyatso (1935–), durante una iniciación kalachakra en 1985 en la ciudad de Bodhgaya


¡Feliz Fin de Semana!.

Namaste.


Nota: Capítulo sacado del libro "99 maneras de ser FELIZ y 99 recetas budistas para vivir con plenitud" de Gottfried Kerstin.

viernes, 23 de octubre de 2015

Libros

"Un libro es un jardín
que se lleva en el bolsillo"

Proverbio Árabe

Imagen de la página Essential Institute
El lector es un explorador que entra a voluntad en el universo del autor. Decide cuándo empieza la historia, si ésta avanza lenta o rápidamente, pone color a los paisajes y rostro a los personajes. Puede decidir interrumpir la escena para reanudarla unos meses más tarde.

Frente al cien o al teatro, el libro es un objeto interactivo en el que el autor se limita a sugerir una realidad; es el lector quien debe contemplarla.

Una librería es como una mansión con miles de puertas. Al igual que la descripción del inconsciente que hacía Jung, cada puerta da acceso a un mundo distinto. La diferencia estriba en que ese mundo ha sido creado conscientemente por un autor que deseaba ofrecerlo al lector.

Cuando caminamos entre las hileras de libros, se abre ante nosotros un sinfín de posibilidades. Si no buscamos nada concreto, puede ser emocionante adquirir una obra que nos resulte totalmente desconocida. Podemos dejarnos llevar por nuestra intuición y elegir una determinada novela porque su título o la cubierta nos resultan sugestivos.

Es importante iniciar el libro en el lugar y momento adecuados. Debes sentirte fresco y excitado, dispuesto a participar en el juego que propone el autor. Las páginas de un libro bien escogido son el mejor antídoto contra el estrés y el mal humor.

Sugerencia: La introducción de algunos libros -especialmente en los clásicos- a menudo es tan larga que agota al lector antes de empezar la obra. Déjala para el final.


Para saber más

* Harold Bloom. El canon occidental. Anagrama, 1997.
* Italo Calvino. Si una noche de verano, Un viajero. Siruela, 1999.

...

Desde que me adentré en el universo de los libros siempre he sido una ávida lectora, ansiando comenzar un nuevo libro tras acabar satisfecha la lectura del último. Bien es cierto que ahora más bien mis lecturas se centran en literatura infantil y en textos de estudios, pero leo con placer y me encanta aprender y seguir descubriendo... La vida está llena de etapas y hay que disfrutar todas y cada una de ellas. Ahora toca ésta y es un placer compartir con mi peque cada uno de nuestros momentos de lectura. Me encantaría que tuviera el hábito de la lectura porque si, sin más... es un auténtico placer leer y perderse en un libro y si, además, puedes aprender, investigar, viajar, soñar... aún más. En mi blog más antiguo: Mi Cucolinet, el que comencé al ser mamá, suelo publicar reseñas de álbumes ilustrados que especialmente nos han gustado por un motivo u otro. Si sois padres y queréis inculcar el placer de la lectura en vuestros hijos, os recomiendo este post de mi querida amiga Carmen, porque refleja su sentir, mi sentir y el de muchos de padres/madres enamorados de sus hijos y de los libros, y porque además me encanta cómo lo cuenta y lo escribe.

Hoy también he visto en redes que el libro impreso sigue ganando al electrónico y mi alegría ha sido mayúscula... no hay nada como oler un libro nuevo, sentir la sedosidad de un libro usado que ha sido leído y releído, ojear, perderse en sus páginas, frases y palabras... soñar despierta con cada historia, con cada página... Espero que nunca desaparezca el libro impreso.

¿Algún libro que os estéis leyendo ahora y que me aconsejéis?, así voy tomando nota para cuando pueda, que estoy desconectada de literatura de adultos.

¡Feliz Fin de Semana! y ¡Felices Lecturas!.

Namaste.


Nota: Capítulo sacado del libro "99 maneras de ser FELIZ y 99 recetas budistas para vivir con plenitud" de Gottfried Kerstin.

domingo, 18 de octubre de 2015

Consejos para alcanzar la Felicidad en tu día a día




Pon orden en tu vida

Detén tu alocada carrera diaria. ¿Adónde vas con tanta prisa?.
¡¡¡Ubícate!!!, haz una lista de lo importante y de lo urgente, ordena tus
cosas pendientes por prioridad. Respira profundo y piensa con
calma QUÉ quieres de la vida, cuál es tu sueño... ¡y una vez que lo
identifiques ve por él!. Ponte metas pequeñas a corto plazo y
cumple con ellas para que poco a poco, alcances metas mayores.


Practica el agradecimiento

Lo más importante de todo lo que está ocurriendo en este
momento es que... ¡Estás vivo/a!. Estar vivo es un regalo... algo
tienes que hacer, alguna misión que cumplir, ¿qué esperas?.
Agradece los dones que día a día te ofrece la vida, cuéntalos y haz
buen uso de ellos, muchas veces tenemos más de lo que podemos
disfrutar, pero nos cuesta trabajo reconocerlo.


Observa tus pensamientos

¿Sabías que lo que piensas de un problema es más importante y
determinante que el problema en sí?. Sé que muchas veces no es
fácil enfrentarlos... pero, haz el esfuerzo de volverte más positivo y
mejora tu actitud. Evita ser portador de malas noticias, no te
involucres en chismes o comentarios negativos hacia otras
personas... ¡vive y deja vivir!.


Acepta lo que no puedes cambiar

El pasado ya no importa, pues ya ocurrió; olvídate de los malos
sentimientos; vive tu duelo; perdona y libérate del peso que por
tanto tiempo has cargado. Ábrete a comenzar de nuevo; puedes
progresar y cambiar tu situación personal. Toma tiempo pero es
posible mejorar tu situación en la vida por difícil que sea. Comienza
a ver los inconvenientes como oportunidades y procura darle una
respuesta creativa a cada situación.


Entrega el 100% en cada momento

Comprométete a dar y a recibir con abundancia; ofrece a quien te
encuentras, siempre, un pequeño regalo: una sonrisa, unas gracias,
un saludo, una palabra de aliento. Mantén en circulación la
verdadera riqueza de la vida. Muestra interés, aprecio y
compresión por los demás. Silenciosamente envía pensamientos
de amor, solidaridad, paz y alegría.


Ábrete a la comunicación

Crea puentes de comunicación que te permitan expresar y
compartir tus ideas y sentimientos. Deja de esperar a que otros se
comuniquen contigo, toma la iniciativa y acércate a ellos para
compartir y crear soluciones y estrategias para iniciar nuevos
proyectos. Además recuerda que la comunicación es el puente que
acorta las distancias que nos mantuvieron separados por
diferencias o malos entendidos.


Libera la rabia

Muchas personas están cargadas de emociones negativas y
tensiones que potencian la ira. Cuando te dejas llevar por ella,
terminas afectando y deteriorando en la mayoría de los casos, tus
relaciones con los demás. Además la ira se convierte en
resentimiento cuando la hemos acumulado por mucho tiempo, y a
quien verdaderamente acaba dañando, es a la persona que la
siente: ¡a tí mismo/a!. Aprende a respirar imaginando que sale de tí,
con cada respiración. Practícalo hasta que te sientas mejor.

Cuando está lloviendo fuerte, pensamos por un momento que el
sol se ha ido. Pero si subimos a un avión y volamos por encima de
las nubes... nos daremos cuenta de que el sol brillante, sigue ahí...
Esperemos a que las nubes se disipen para ver de nuevo al sol
salir. ¡Vuela, el avión eres tú!.

Practica la meditación:
La meditación es la forma de comunicarnos con la esencia de la
vida... y de fundirnos con el Todo.



Aclaro que el texto corresponde a una fotocopia que encontré guardada en una carpeta. Me la dieron hace años cuando comencé mi camino en el Yoga. No puedo precisar fuente, porque ni me lo indicaron, ni existe referencia alguna en dicha fotocopia. Lo copio aquí porque me parece una buena forma de "guardar" este texto y a la vez que compartirlo con vosotros/as.

viernes, 16 de octubre de 2015

Música maestro

"Una nota es una ala puesta al pie
de un verso"

Alphonse Karr

La música es un arte sutil e indefinible. Podemos explicar a alguien el argumento de un libro o de una película, o incluso la composición de un cuadro, pero ¿cómo explicar una sonata si no es tarareándola?.


Existe un placer en iniciarse en músicas desconocidas. Como en todo, se trata de ir paso a paso. Si quieres, por ejemplo, explorar el territorio sonoro del barroco, puedes empezar con la audición de piezas sencillas y conocidas. Tal vez haya algún programa en la radio o tienes algún amigo melómano que pueda hacerte alguna recomendación.

Las cualidades terapéuticas de la música están suficientemente demostradas. Hay una música para mitigar cada estado negativo: el nerviosismo (un adagio o una pieza de jazz suave), la tristeza (una sinfonía luminosa o una pieza étnica llena de vida), el cansancio (una marcha, un vals o -por qué no- un rock & roll).

Puesto que nada es más subjetivo que la música, debes ser tú quien, a medida que vayas haciendo descubrimientos, organices tu propio repertorio para combatir cualquier estado de ánimo adverso. Puedes tener un apartado con grabaciones para empezar el día, otro para relajarte, para acompañar la lectura, etc. Tampoco significa que tengas que renunciar al silencio. Eres tú quien decide cuándo suena la banda sonora de tu vida.

Antes de adquirir un disco, ten en cuenta que una pieza musical puede variar mucho en función de quien la interprete. ¡La versión de Karajan del Canon de Pachelbel parece una marcha militar!.


Para saber más

* Christoph Rueger. El botiquín musical. RBA, 1998.
* Hal A. Lingerman. Diccionario de Musicoterapia. Oceano, 2001.

...

Música... ¿qué haría yo sin ella?. A veces me pregunto si puede haber algo tan sumamente universal, terapéutico y que pueda emocionar a tantísimas personas a la vez en distintas partes del mundo. Ritmos, melodías... desde las que surgen casi imperceptibles desde la naturaleza y que nos acompañan desde antes de nacer: el latido del corazón de una madre, dos corazones latiendo al unísono... Las nanas de nuestras madres y abuelas. Las canciones y melodías de programas infantiles. Las canciones de los juegos del corro, de la cuerda, de la goma...

Día a día se "cuela" en nuestras vidas sin que nos demos cuenta y se queda allí, en nuestra memoria. Bastan unos acordes para que surjan los momentos que acompañaron a aquella canción y que forman parte de nuestras vidas.

Todos tenemos momentos especiales que están ligados a una melodía... ¡qué bonito sería tener un álbum de recuerdos con el título y el autor de cada una de las canciones! Estoy escribiendo esto y mi cabeza se llena de momentos compartidos, divertidos, especiales, mágicos... "El jardín botánico" de Radio Futura, el álbum "Astronomía Razonable" de El Último de la Fila, Queen con el imcomparable Freddie Mercury, "Relax" de Frankie Goes To Hollywood, "Niños eléctricos" de Miguel Ríos, "Gold" de Spandau Ballet... Enya... Nanas... Y últimamente mi peque y yo cantamos mucho a dúo las canciones de Efecto Pasillo, Fito... y escuchamos todos los días Cadena Cien, la única emisora que puedes escuchar con toda la tranquilidad del mundo cuando hay churumbeles en casa o en el coche... ¡somos fans absolutos!. Y tantas... tantísimas otras que podría ponerme y no acabar.

¿Cuáles son las canciones de tu vida?.

¡Feliz Fin de Semana!.

Namaste.


Nota: Capítulo sacado del libro "99 maneras de ser FELIZ y 99 recetas budistas para vivir con plenitud" de Gottfried Kerstin.

viernes, 9 de octubre de 2015

Trazos

"Pinto lentamente, porque pinto 
para la eternidad"

Zeuxis

En las cuevas de nuestros antepasados se dibujaban animales para propiciar la caza. Si uno observa estas representaciones, llega a la conclusión de que el arte no ha cambiado tanto desde entonces. Y sin embargo, si miramos el arte de la Edad Media el Barroco, la impresión es muy distinta. ¿Qué le ha sucedido al ser humano para que vuelva nuevamente a los orígenes?.

En la obra de muchos artistas actuales dominan los trazos simples y primitivos. Muchos pintores abominan de la pintura realista y quieren volver la lenguaje simbólico en su particular retorno a la cueva.

Si has sentido la llamada del pincel, no es necesario que tengas grandes conocimientos técnicos. Puedes probar con lápices, rotuladores o carbones para ver con qué materiales te sientes más cómodo. Intenta representar objetos simples que tengas en tu casa o el perfil de algún familiar. Poco a poco irás adquiriendo un estilo propio que te aportará libertad creativa.

El dibujo apacigua la mente y potencia la concentración. A menudo, el pincel se independiza de la mano y refleja en el papel contenidos incoscientes. Simonides decía que la pintura es poesía muda. Las imágenes que nacen en el papel son un reflejo del poeta que duerme en tu interior.

Un divertido experimento: Recubre la pared de tu dormitorio de papel blanco y dibuja tus propias representaciones para que la "caza" sea propicia. ¿Y si funciona?.


Para saber más

* Ernst Fischer. La necesidad del arte. Península, 1997.
* Rauda Jamís. Frida Kahlo. Circe, 1995.

...

Particularmente a mí me encanta dibujar y pintar, me relaja muchísimo, siempre que lo haga como algo que me gusta, sin más, sin esperar resultados. No lo hago bien, pero me gusta... Pero cuando he querido ir a más y aprender, mejorar y contar con la opinión de alguien más, me he puesto metas demasiado lejanas para el momento y no he cumplido con mis expectativas. Eso me ha llevado a dejarlo pasar y a quedarme con el anhelo de pintar y de hacerlo mejor. Pero he cometido el error de hacerlo solamente por el placer de hacerlo. ¡Craso error!.

Debemos recorrer el camino por el mero hecho de recorrerlo y disfrutarlo, no pensando en el final y en llegar cuanto antes. Pero caemos una y otra vez en los mismos errores.

Imagen de la página Lovecoach

¿Habéis probado colorear mandalas?, os lo recomiendo, es altamente relajante, fomenta la concentración y los resultados son maravillosos.

¡Feliz Fin de Semana!.

Namaste.


Nota: Capítulo sacado del libro "99 maneras de ser FELIZ y 99 recetas budistas para vivir con plenitud" de Gottfried Kerstin.

sábado, 26 de septiembre de 2015

Idiomas

"La lengua no es la envoltura del pensamiento, 
sino el pensamiento mismo".

Miguel de Unamuno

Aprender un idioma extranjero es un bueno modo de ampliar nuestros horizontes geográficos e intelectuales. Aparte de las ventajas evidentes -entender y ser entendido en un marco más amplio o leer sin intermediarios los autores que nos gustan- la adquisición de una nueva lengua tiene repercusiones profundas en la formación de cualquier persona.

El conocimiento de un idioma es una aventura que no sólo implica aprender vocabulario y una serie de reglas gramaticales, sino también su entorno: territorio, cultura, gastronomía, autores, religión, etc. ¿No es apasionante?.

Imagen de la página Inesem Business School

La construcción de cada lengua refleja el carácter de sus hablantes. Para utilizarla adecuadamente -una vez aprendidos los rudimentos- hay que pensar como un nativo. Esto enriquece notablemente nuestra visión de la realidad, puesto que nos obliga a adoptar una perspectiva distinta.

A los que han perdido el hábito de estudiar, tal vez les parezca una empresa difícil. No tiene porqué ser así. Cada cual debe aprender según su ritmo y su interés. Algunos optarán por un curso intensivo y a otros tal vez les baste con un librito para memorizar unas cuantas palabras mientras van al trabajo.

En cualquier caso, es un reto estimulante para la inteligencia y la voluntad. El conocimiento es un bien que una vez adquirido devuelve con creces el tiempo invertido.

Sugerencia: Si estudias idiomas, acostúmbrate a ver películas en versión original (V.O.) Es un buen sistema para "entrenar" el oído y conocer la cultura del país.


Para saber más

* Noam Chomsky. El conocimiento el lenguaje. Alianza, 1989.

...

Tengo pendiente, desde hace mucho muuuuucho tiempo intentar aprender algo de inglés. Considero que con este idioma "vas a todas partes", hay muchos libros, periódicos, artículos en la red... hasta muchas fotografías y/o frases están escritas en este idioma. Sin embargo hay algo en mí que se resiste porque lo veo tan sumamente diferente y con construcciones tan "ilógicas" (desde mi punto de vista) que no "cuadra en mi lógica". Todo esto son cosas mías, ya lo sé. También debo encontrar tiempo y que pase a ser algo prioritario... algún día llegará el momento propicio, estoy segura de ello.

¡Feliz Fin de Semana!.

Namaste.

Nota: Capítulo sacado del libro "99 maneras de ser FELIZ y 99 recetas budistas para vivir con plenitud" de Gottfried Kerstin.

sábado, 19 de septiembre de 2015

Regalos sin fecha

"La manera de dar vale más que 
lo que se da"

Pierre Corneille

Imagen de la página Despilfarro, consejos para ahorrar dinero

Hay determinadas fechas, sea porque hay un cumpleaños o porque lo impone el comercio, en los que uno debe hacer regalos casi por decreto. Normalmente, acabamos corriendo a última hora a las tiendas, esperando que la inspiración nos lleve al regalo adecuado. Por desgracia, no suele ser así, y ese día encontramos todo menos lo que estamos buscando.

En cambio, en otra ocasión veremos casualmente justo lo que la persona necesita. Si es alguien con quien tenemos mucha relación, ¿por qué no sorprenderle con un regalo inesperado?. Es absurdo que la estima tenga que demostrarse en días prefijados.

Puede ser una excusa perfecta para salir a comer con esta persona y alegrarle el día. Tu gesto tiene valor precisamente porque es espontáneo. Especialmente si no dispones de mucho tiempo para compartir con ella, le demostrarás que le tienes presente y estás atento a sus gustos.

Cualquier acto de generosidad reporta más satisfacción al que lo ofrece que a su destinatario. Los pesimistas afirmarán que es por vanidad, seguramente para justificar que ellos mismos son poco proclives a dar. En cualquier caso, pensar en los demás es una noble actitud que estrecha nuestros lazos con el mundo y nos libera de nuestra prisión.

Muchas personas cometen el error de regalar aquello que a ellas les gustaría recibir. Elegir el regalo adecuado requiere una medida de intuición y otra de observación.


Para saber más

* (Varios). El arte de regalar. Nobel, 2000.

...

Me gustan las personas detallistas... más que "regalar", yo prefiero tener "detalles". Cositas simples, sencillas, incluso hechas por uno/a mismo/a con todo el amor del mundo pensando en esa persona en particular. Pueden ser tan maravillosos esos pequeños detalles.

Pero aquí, como en todo, también considero que se debe de guardar siempre un equilibrio. Lo comento precisamente por los más pequeños, porque una cosa es un detalle un día y otra muy distinta, pensar que podemos sustituir nuestra compañía con regalos... que lamentablemente es algo a lo que suele tender bastante gente. He visto cómo algunos niños esperan la visita de algún familiar porque les han acostumbrado a recibir un regalo cada vez que le ven... considero que el mejor regalo que puede tener un/a niño/a, sin lugar a dudas, es el placer de poder estar y compartir con él/ella; nada como eso.

Si esto lo tenemos claro, también debemos pensar en que un detalle no tiene porque pasar a ser algo material, así que nada mejor que dejar volar la imaginación y siempre pensando en qué puede hacer feliz a esa persona, dar con y desde el corazón... si se trata de un/a niño/a, tal vez pueda ser su postre favorito, un desayuno sorpresa, ir a montar en bici juntos, nombrarle tu ayudante para algo especial que podáis hacer juntos, una nota sorpresa en el almuerzo para que la vea en el colegio... Y si hablamos de un adulto, en función de la relación que tengamos con esa persona en particular: una flor, una cena sorpresa, un masaje, prepararle el desayuno y llevárselo a la cama, una tarde libre, un dibujo o una foto especial...

Personalmente, puedo decir que me hacen tremendamente feliz los pequeños gestos, porque demuestran que esa persona piensa en mí, me demuestra el cariño que me tiene y a mí me gusta hacer lo mismo, siempre dentro de las posibilidades de cada uno/a. No hace demasiado tiempo, una amiga me sorprendió enviándome un librito que comenté que andaba buscando... para ella fue un pequeño gesto, pero puedo asegurar que me emocionó infinito y quedó grabado en mi corazón para siempre.

¿Con quién pensáis tener un pequeño detalle este fin de semana?... o en los próximos días ;^).

¡Feliz Fin de Semana!.

Namaste.


Nota: Capítulo sacado del libro "99 maneras de ser FELIZ y 99 recetas budistas para vivir con plenitud" de Gottfried Kerstin.

sábado, 12 de septiembre de 2015

Cultura y Museos

"Si el mundo fuera obvio, el arte 
no existiría"

Albert Camús

Muchas personas que viven en una gran ciudad desaprovechan las oportunidades que ésta les ofrece. Dado que vivir entre bloques de cemento presenta grandes inconvenientes, merece la pena disfrutar de la cultura del hormiguero humano.

Si no eres muy dado a visitar museos y exposiciones o a asistir a conferencias, éste es un buen momento para empezar. Consulta en un periódico o en una guía cultural lo que tienes a tu disposición. Tal vez a dos pasos de tu casa haya un museo en el que nunca has entrado o una exposición de pintura que puede ser interesante. Ve a descubrirla como un explorador que penetra en un terreno desconocido. No tengas miedo de aburrirte: -¿Hay algo más aburrido que estar cada día viendo la televisión?- Si lo que se expone no te gusta, al menos tendrás una opinión y podrás comunicarla a cualquier persona. En cualquier caso, siempre habrá algo que te llame la atención.

Si se trata de una conferencia, te resultará más fácil seleccionar un tema que te interese. La mayoría suelen ser gratuítas, y constituyen una excelente oportunidad para ampliar conocimientos y conocer a otras personas.

No te atrincheres en casa en tu día libre. Sal a que te dé el aire y a conocer otras realidades. Tus cuatro paredes son una parte ínfima de la vastedad del mundo.

Imagen vista en Taringa
Propuesta: Si te gusta ir a exposiciones de pintura, puedes tener un diario especial donde anotes tus comentarios. Añade el programa y/o algún recorte de periódico al respecto. También puedes incluir otros apartados: cine, teatro, conferencias, etcétera.


Para saber más

* Robert Hugues. El impacto de lo nuevo. Galaxia Gutenberg, 2000.
* Varios. El arte del siglo XX. Debate, 1999.

...

Debo reconocer que no soy de las que va a museos... bien es cierto que hubo otras épocas con una economía más desahogada y mayor libertad de movimientos en que todas las semanas acudíamos al cine y también esperábamos la temporada de teatro para comprar las entradas antes de que se agotaran... pero todo va en función de las circunstancias de las personas y sus posibilidades.

En mi opinión no sólo podemos encontrar arte y cultura en los museos... por suerte, en la calle también encontramos arte en todas sus variantes: músicos, mimos, estatuas vivientes, grandes murales grafiteros, espectaculares trampantojos en el suelo, figuras de arena, títeres... arte y artistas en toda su expresión. Muchos de ellos dignos de los mejores museos... otras, por una circunstancias u otras precisarían de otro tipo de salas, pero todas ellas son expresiones de arte dignas de ver y de saborear. Así que, además de visitar museos, reserva un día para visitar y pasear por tu ciudad como un turista sin prisa; piérdete por su centro histórico, también puedes disfrutar seguro de edificios considerados históricos y que tal vez nunca te hayas parado a mirar con "otros ojos".

El arte puede estar en cualquier lugar y en cualquier persona.

¡Feliz Fin de Semana!.

Namaste.

viernes, 4 de septiembre de 2015

Tender la mano

La semana pasada falté a mi cita. A pesar del compromiso adquirido conmigo misma, no tuve la ocasión para poder realizar la entrada con tiempo y a posteriori, pensé que no tenía mucho sentido. Tuve una buena razón para ello, y es que el viernes pasado cumplió años mi peque y estuve preparando cosas para su día, entre otras, pintar y reestructurar su habitación y esto lleva su tiempo. Fue un gran día, con tarta hecha en casa con mucho amor y en la que quiso intervenir en todo momento, y una fiesta con algunos de sus amigos.

Dicho esto, también quiero hoy modificar el orden de las entradas y compartir la que más se acerca al trágico momento que el mundo está viviendo, con miles de familias huyendo de la guerra y, lamentablemente, perdiendo la vida en su intento por sobrevivir... Es un hecho absolutamente horroroso y me avergüenzo de pertenecer a uno de los llamados países del primer mundo que permite que ocurran estas cosas...

Paso a compartir con vosotros el capítulo correspondiente a "Tender la mano"...



"El árbol no niega la sombra ni 
al leñador"

Proverbio Hindú

No hay nada más gratificante que tender la mano a quien lo necesita, aunque no lo haya pedido. El acto de ayudar tiene más belleza si se dirige a un desconocido, ya que nos conecta a la humanidad anónima con la que compartimos el planeta.

Muchas veces nos hablan de una persona que se halla ante un problema que nosotros hemos padecido -y superado- y ni nos inmutamos. Si tenemos algo que aportar, ¿por qué no nos ponemos en contacto con ella para transmitirle nuestra experiencia?. Tal vez se trate de una enfermedad, una crisis personal o un difícil trámite que nosotros conocemos perfectamente.

Si alguna vez has tenido la impresión de no ser útil en el mundo, ésta es tu oportunidad. Ofrece tu ayuda y consejo a quien lo necesite. Aunque no puedas proponer soluciones concretas, el solo hecho de escuchar reconfortará a la persona.

Quizás la ocasión se presente de manera mucho más inmediata, en la calle o en un transporte público: alguien a quien han robado, que se encuentra mal súbitamente o que se ha extraviado. Ayudar no te costará nada y recibirás a cambio el regalo más preciado que pueda obtenerse: una sonrisa.

La ética budista recomienda que si uno no es capaz de ayudar, al menos debe procurar que sus actos no sean un impedimento para la felicidad de los demás. Un modo de contribuir al bienestar de los que nos rodean es no complicarles la vida innecesariamente.


Para saber más

* Mahatma Gandhi. Las palabras de Gandhi. Siddhart Mehta, 1989.
* Tenzin Gyatzo. Dalai Lama: La visión interior. Oceano, 2000.

...

Poco más puedo añadir a lo ya dicho... sólo que hay muchas personas que piensan que no pueden hacer nada, que deben ser otros: la comunidad, el gobierno, algún grupo, etc... Tal vez te encuentres entre ellos. Quizás pienses que tu pequeño acto no sirva de nada o pase desapercibido... Dime una cosa, voy a poner un ejemplo muy sencillo, si cedes tu asiento en un autobús, ¿quién se entera?; obviamente la persona a quien se lo cedes y tú mismo/a, y dime algo más ¿cómo te sientes?, pues ya sólo con la inmensa satisfacción de haber obrado bien, de dibujar una sonrisa en la cara de alguien, ya todo tu ser vibra con otra sintonía y Tú lo sabes.

¡Feliz Fin de Semana!.

Namaste.


Nota: Capítulo sacado del libro "99 maneras de ser FELIZ y 99 recetas budistas para vivir con plenitud" de Gottfried Kerstin.

viernes, 21 de agosto de 2015

Tótem

"La tendencia natural del espíritu 
humano es creer antes de saber".

Gastón Bouthol

Los indígenas norteamericanos veían en el tótem -un animal, planta y objeto de especial significación- un punto de referencia que cohesionaba al grupo. Normalmente, estaba prohibido matar, comer o incluso tocar el tótem, ya que éste era su "espíritu guardián".

Imagen de la página Hijas de la Tierra

En nuestra sociedad no hay tótems propiamente dichos, pero sí hay relaciones totémicas. Tendemos a seguir figuras reales o legendarias que aglutinan y dan identidad a un grupo. Puede ser un líder religioso, un partido político o una corriente de pensamiento. Hay algo común a todos ellos: la autoridad incontestable que ejerce el tótem sobre los adeptos. Éstos repiten mecánicamente las palabras del maestro y se apropian de sus posturas que, en realidad, son sólo imitaciones. Si alguien levanta la voz o discute parte del dogma, los adeptos se vuelven contra él y lo descalifican. Esta actitud obedece al temor de dudar de algo que ya se ha dado por "incuestionable". Todos buscamos algún tipo de seguridad, y es muy desalentador reconstruir un castillo de cartas cuando ha llegado a la altura de nuestros ojos.

El mejor antídoto contra la cerrazón mental es dudar de toda verdad que se presente como tal. Todo es discutible y en cada doctrina -puesto que son construcciones humanas- se confunden la verdad y la mentira, el hecho y la especulación. Por eso nos conviene ser selectivos y encontrar nuestra propia sabiduría. Toda idea merece respeto, pero también merece ser cuestionada, y las propuestas de este libro nos son una excepción.

La validez de un dogma reside en su utilidad. Cuando analices tus convicciones, plantéate si te ayudan a vivir o si, por el contrario, ponen trabas a tu existencia.


Para saber más

* Jiddu Krisnamurti. El vuelo del águila. Paidós, 1986.
* Raimón Panillar. El silencio del Bhddha: Introducción al ateísmo religioso. Paidós, 2000.

...

Poco amiga de seguir dogmas, grupos y maestros, porque siempre he pensado que nadie es poseedor de la verdad absoluta. Creo que los individualismos y en que cada uno encuentre lo mejor para sí.. Y aunque en nuestra sociedad no existen los tótems propiamente dichos, soy más "cercana" a ellos y a lo que puede representar para cada uno/a conocer su tótem e incluso ayudar en su evolución.

Si están interesado/a en conocer más sobre los tótems animales porque consideráis que tenéis cierta afinidad con un animal o bien habéis tenido algún sueño en el que habéis sentido que se os revelaba el mismo, os dejo este enlace para consultar sobre el mismo, se trata de la página Tótem Animal.

¡Feliz Fin de Semana!.

Namaste.


Nota: Capítulo sacado del libro "99 maneras de ser FELIZ y 99 recetas budistas para vivir con plenitud" de Gottfried Kerstin.

sábado, 15 de agosto de 2015

Pequeños retos

"Si sentís anhelo de llegar a una 
difícil y escabrosa altura, no 
os fiéis de las alas postizas...
creedme, lo mejor será que 
toméis una escalera".

Benito Pérez Galdós

Todo gran proyecto requiere una buena planificación y grandes dosis de paciencia para llegar a buen puerto. Un ejemplo clásico sería una carrera universitaria o una formación que nos permita cambiar de trabajo. Sin embargo, las escaleras están o deberían estar presentes en todos los ámbitos de la vida.

Imagen de Revista Mujer
Cualquier cambio importante debe dividirse en diferentes etapas a conquistar, y éstas deben ser asequibles. Por ejemplo, si una pareja pasa por una crisis debido a problemas de fondo, el conflicto no se solucionará del día a la mañana. Deberán empezar con pequeña mejoras que les encaminen a superar los "grandes temas". Por ejemplo, pueden reservarse un hora al día para estar juntos y charlar libres de presión.

Si se trata de un proyecto artístico ambicioso -hacer una exposición, publicar una novela o participar en una película- las escaleras son todavía más importantes. Lo primero que hay que hacer es averiguar cuáles son las opciones. En el primer caso, habría que elaborar un listado de pequeñas galerías o centros de exposición que acepten las creaciones de autores noveles. Si vas con la obra bajo el brazo a una gran galería, lo más probable es que la rechacen y la decepción te haga abandonar el propósito. Para este tipo de iniciativas, las mejores armas son la modestia, el trabajo y una moral a toda prueba.

No es conveniente supeditar una iniciativa a la opinión de una única persona. Te será más útil contar con varios puntos de vista.


Para saber más

* Michael J. Gelb. Pensar como Leonardo Da Vinci. Planeta, 1999.
* Noemí Monteles Mairat. Qué he hecho yo para publicar esto. DVD, 1999.

...

No hace mucho le decía a una amiga que debemos de plantearnos pequeños retos que puedan ser asequibles en cuanto a ser fácilmente alcanzables; de lo contrario, el fracaso estará casi a la vuelta de la esquina. Recuerdo que hace ya muchos años, sin saber nada de estas pesquisas, utilicé sin siquiera planteármelo la táctica de los pequeños retos y dejé de fumar. Cuando me preguntaban si iba a dejar de fumar yo contestaba: "no sé si voy a dejar de fumar o no, lo único que sé es que de momento no fumo"... así continué un día tras otro, y después una semana tras otra, y así llegué al mes, pero continuaron pasando meses y ahora y cuento los años. Todo llegó con un pequeño reto que podía cumplir sin generarme ansiedad. Es más, llevé durante unos 3 meses un paquete de tabaco recién comenzado en el bolso y un encendedor, y si llegado el momento, "necesitaba" fumarme un cigarro, no dar lugar a un "ataque de ansiedad" por no tener en ese momento.

De la misma forma podemos proponernos meditar unos minutos hoy, antes de dormir, así buscar unos minutos para ello. Así un día y otro día. Si alguien nos pregunta si vamos a tomar la rutina y hacerlo siempre, podemos contestar a esa persona (y así también realizar una auto afirmación) "de momento sólo puedo decirte que hoy buscaré unos minutos para meditar antes de dormir".

Pero también debemos tener en cuenta que las escaleras sirven tanto para subir como para... bajar, así que el tesón, la confianza, la determinación y esa morar a toda prueba que nombra el capítulo.

Y tú, ¿tienes algún proyecto en mente a llevar a cabo?.

¡Feliz Fin de Semana!.

Namaste.


Nota: Capítulo sacado del libro "99 maneras de ser FELIZ y 99 recetas budistas para vivir con plenitud" de Gottfried Kerstin.

viernes, 7 de agosto de 2015

Símbolos

"Todos ven lo que tú aparentas; 
poco advierten lo que eres".

Niccolò Machiavelli

El territorio humano está colmado de símbolos. Cuando vamos por la calle encontramos todo tipo de significadores: señales de tráfico, letreros, crucifijos... Hay un mundo de símbolos en los que no reparamos porque están profundamente asentados en nuestro inconsciente.

Imagen de la página Zazzle
Puede ser divertido distanciarse de estos referentes y otorgarles un significado distinto. Comprueba qué pasa, la realidad sufrirá un traspiés importante.

Los símbolos, no obstante, ocupan muchas más parcelas de nuestra vida diaria. De hecho están presentes en la mayoría de movimientos y conversaciones. Gran parte de estos episodios permiten una lectura superficial y otra profunda. Si nos quedamos en la superficial sabremos el "qué" pero no el "por qué". Por ejemplo, observaremos que una persona de nuestro trabajo ha cambiado su modo de vestir, pero no entenderemos las causas de esa transformación. Tal vez parezca un detalle insignificante, pero si esta persona es, por ejemplo, nuestro superior inmediato, este cambio puede transmitir una información valiosa.

En muchos actos, conversaciones y, por supuesto, en los medios de comunicación, suele haber una intención aparente y otra más profunda. Aprender a leer entre líneas puede darte una ventaja que te ayudará a prevenir muchos inconvenientes.

Realiza este sencillo ejercicio: Recorta cinco anuncios de periódico y analízalos en detalle.Observa qué símbolos usa cada uno y cuál es su objetivo. Descifra el verdadero mensaje.


Para saber más

* J.C. Cooper. Diccionario de Símbolos. Gustavo Gili, 2000.
* Juan Eduardo Cirlot. Diccionario de Símbolos. Siruela, 1997.

... 

Cada vez que leo la frase del principio de Niccolò Machiavelli impacta en mí, porque, por lo general siempre decimos que "las apariencias no engañan", pero en temas de espiritualidad, por ejemplo, no hace falta vestirse de hippie para ser un Ser muy espiritual (como me decía no hace mucho una una persona muy importante en mi camino). Piensa en ello, ¿cuántas personas te conocen de "verdad"?. Y tú, ¿has iniciado el camino del auto conocimiento?.

¡Feliz Fin de Semana!.

Namaste.


Nota: Capítulo sacado del libro "99 maneras de ser FELIZ y 99 recetas budistas para vivir con plenitud" de Gottfried Kerstin.

viernes, 31 de julio de 2015

Tierra

"La naturaleza es grande en las 
cosas grandes, más es grandísima 
en las cosas diminutas"

Bernardín de Saint-Pierre

Pocas personas saben cómo son los árboles y plantas de los que proceden los frutos que consumimos. Acostumbrados a comprar la verdura y la fruta empaquetada en el supermercado, nos perdemos el espectáculo del crecimiento y la maduración de los bienes de la tierra.

En la ciudad, el contacto con la tierra se reduce a unos pocos parques y a las flores y plantas que tenemos en casa. Estos pequeños oasis de vida natural son extremadamente importantes. Quien ha trabajado en el campo es consciente del caudal de vida que habita en un puñado de tierra.

Tal vez la tierra con la que llenamos las macetas no contenga los pequeños habitantes que surcan un campo de labranza, pero es igualmente estimulante trabajar con ella. El solo hecho de sentir la humedad de la tierra en las manos y su olor intenso nos conecta nuevamente con la madre naturaleza.

Es importante tener plantas y flores en casa. Es mejor plantarlas nosotros mismos -podemos adquirir semillas y bulbos de nuestra especia preferida- y gozar del espectáculo de su nacimiento y floración. De esta manera, estableceremos una relación mucho más directa con ellas que si las compramos ya crecidas. Nos sentiremos padres de un remanso de vida y armonía que embellece nuestro hogar.

Imagen de la página GeoBlog

Sugerencia: Si tienes niños, propónles que pongan un boniato o hueso de aguacate en un recipiente con agua. En pocos días asistirás a la experiencia profunda del despertar de la naturaleza.


Para saber más

* Claude aubert. El huerto biológico. Integral, 1999.
* Marie-Luise Kreuter. Jardín y Huerto biológicos. Mundi-Prensa, 1994.

...

En mis sueños se encuentra, en un lugar privilegiado, una pequeña pero acogedora casa, rodeada de tierra donde tener un pequeño huerto y un jardín... plantar, transplantar, ver día a día los cambios y progresos de las plantas, disfrutar de la sombra y la presencia de los árboles... son pequeños placeres que sin embargo nos proporcionan grandes disfrutes si sabemos verlos y valorarlos.

Os propongo otras plantas muy interesantes para tener en casa y sobre todo, para que los niños puedan observar el proceso y mimarlas todos los días:

- Algunas Kalanchoes producen pequeñas plántulas en sus hojas que enraizan casi en cualquier sitio sin intervención alguna, así que en una macetita con un poco de tierra y mimo, pronto se convertirán en plantas.

- Chlorophytum: se trata de una planta de hojas acintadas, con franjas verdes y blancas o color crema, muy extendida y muy agradecida. Produce hijuelos al final de unos largos tallos. Éstos también enraizan con mucha facilidad. Además se trata de una planta que mejora la calidad del aire del lugar en donde se encuentre.

Seguro que sabéis alguna más, así que podéis dejarme un comentario y contar vuestra experiencia.

¡Feliz Fin de Semana!.

Namaste.


Nota: Capítulo sacado del libro "99 maneras de ser FELIZ y 99 recetas budistas para vivir con plenitud" de Gottfried Kerstin.

sábado, 25 de julio de 2015

Firmamento

Aunque sea con un día de retraso, aquí llega el impás del "Viernes de Reflexión"

"Creo que si mirásemos siempre el 
cielo, acabaríamos por tener alas"

Gustave Flaubert

La fascinación que el cielo estrellado ha ejercido en los seres humanos se pierde en la noche de los tiempos. Nuestros antepasados más lejanos vieron un inmenso lienzo habitado por dioses. Las concepciones del universo han ido cambiando, pero el poder de atracción de los astros ha perdurado.

Extraordinaria imagen de la Nebulosa de Orión

Lamentablemente, si vives en una ciudad, raramente verás el firmamento en todo su esplendor; a lo sumo, podrás divisar unas cuantas estrellas si tienes una terraza. Por eso es importante hacer una escapada al campo abierto de vez en cuando. Por poco tiempo que se disponga, merece la pena llevarse un caso de dormir y pasarse unas horas al raso observando la bóveda celeste. Si hace buen tiempo, puedes dormir al amparo de tan espléndido panorama -evidentemente, todavía es mejor si vas acompañado.

La sensación de vértigo e inmensidad que produce esta visión es incomparable. Pensar que las estrellas que estamos admirando pueden haber dejado de existir hace miles de años, no hace más que incrementar este sentimiento sublime. Nos damos cuenta de nuestra pequeñez y de la perfección de la obra universal, tenga o no autor.

No hay droga, espectáculo o realidad virtual que pueda medirse con lo que se cierne sobre nuestras cabezas.

Sugerencia: Si deseas familiarizarte con el firmamento, puedes estudiar las distintas constelaciones en un mapa. Resulta apasionante identificarlas en el cielo y adivinar las formas que les dan nombre.


Para saber más

* Carl Sagan. Cosmos. Planeta, 1998.
* Stephen W. Hawking. Historia del tiempo. Alianza, 1999.

...

A veces resulta realmente curioso cómo se van sucediendo las cosas. Hace un par de semanas o tres que surgió la "necesidad" de observar de nuevo un cielo nocturno estrellado. Todo surgió al precisar renovar la pintura de alguna habitación, por encontrarse la misma muy deteriorada. Esta circunstancia me llevó a recordar mi habitación cuando era joven.... junto con una amiga, la decoramos de forma que de noche, en techo y paredes se podían ver constelaciones... ¡puedo asegurar que era maravilloso acostarme a dormir cada noche!. Pensé que era una idea genial hacer lo mismo con la habitación de mi peque, así que mi mente se encuentra en plena ebullición pensando la mejor forma de llevarlo a cabo y que sea una sorpresa mayúscula. Mi memoria siguió viajando y me llevó a mi niñez, cuando en las noches de verano, me colgaba boca abajo o con el cuerpo paralelo al suelo (sujetándome con las manos, claro está) en un columpio que me construyó mi padre, y así me pasaba minutos y minutos observando el maravilloso cielo estrellado, totalmente hipnotizada.

Lamentablemente en todos estos años pasados, la contaminación lumínica ha ascendido como la espuma y ahora se ven 10 estrellas a lo sumo desde la cosa donde vivo. ¿Dónde están esas fantásticas noches estrelladas?. Ahora ni siquiera nos paramos a ver el cielo y aunque lo hiciéramos, casi no hay nada que observar.

Me puse a buscar información y encontré una app extraordinaria "Star Tracker" disponible para android, gratuíta y que se puede descargar desde Google Play. Ni que decir tiene que nos quedamos fascinados con los conocimientos que nos aporta la misma y la belleza que nos deja observar a través de la pantalla del móvil. Con todo ello, comencé a buscar también la posibilidad de hacer una escapada el próximo mes para poder observar un cielo estrellado en familia: Lugares, aplicaciones para guiarnos, información sobre constelaciones y cielo de verano, previsión de nubes y visibilidad, etc. Espero llevarlo a cabo y me hace muchísima ilusión.

Y... lo que son las cosas, justo el capítulo para este viernes, del libro "99 maneras de ser FELIZ y 99 recetas budistas para vivir con plenitud" es ni más ni menos que "Firmamento"... Y no puedo evitar pensar en lo que dice Paulo Coelho "Cuando deseas algo, el universo entero conspira para que lo realices"... en este caso, a ciencia cierta, así lo parece.

Para más "casualidades" o tal vez deba decir "causalidades", en el día de ayer, nada más entrar en facebook, apareció esta entrada del Huffington Post: "El cielo de una noche de verano: cómo localizar las constelaciones más famosas (vídeo, fotos)". ¿Parece o no parece que todo se confabula para disfrutar de la magia de las estrellas?.

Os animo a salir y disfrutar de la magia del firmamento.

¡Feliz Fin de Semana!.

Namaste.




Nota: Capítulo sacado del libro "99 maneras de ser FELIZ y 99 recetas budistas para vivir con plenitud" de Gottfried Kerstin.