viernes, 18 de marzo de 2016

Vía media

"La virtud es un medio entre dos
vicios"

Aristóteles

Un psiquiatra américano aconsejaba ser moderado incluso con la moderación. Por ejemplo, si una persona sigue una dieta a rajatabla -sin permitirse el más mínimo desliz-, es posible que termine desistiendo o que se deprima. Es muy meritorio tomar iniciativas para potenciar la salud, corregir los defectos o mejorar el rendimiento, pero de vez en cuando hay que tomarse un respiro.

Lo mismo puede aplicarse a las apreciaciones morales. Es tan injusto culpar de todo a los demás como asumir uno todas las culpas, ya que, cuando se desata un conflicto, todas las partes suelen tener algo de responsabilidad. Por lo tanto, hay que perseguir una visión equilibrada de la realidad y saber dónde se está exactamente. La realidad no suele residir en el blanco y el negro, sino más bien en un juego de grises que permite muchas interpretaciones.


La vía media consiste precisamente en encontrar el equilibrio entre los extremos. Es insensato entregarse a los placeres sin mesura, ya que el placer después de un tiempo deja de serlo. No obstante, tampoco es razonable negarse todas las satisfacciones en virtud de cualquier ideal. La flexibilidad es una cualidad necesaria para avanzar en este mundo lleno de rigideces.

Sugerencia: Si te hallas inmerso en un conflicto, puedes trazar un esquema con una columna para cada parte implicada. Anota las actitudes positivas y negativas de cada uno respecto al problema. ¡No olvides incluirte!. Te ayudará a ver la situación con perspectiva.


Para saber más

* Hermann Hesse. Siddhartha. Plaza & Janés, 1998.
* Thera Narada. Dhammapada. Edaf, 1994.

...

Poco puedo decir... ¿hay algo más sencillo?, todos sabemos que buscando el equilibrio seremos más dichosos y felices, que las cosas no son tan rígidas, ni debemos pasar a despreocuparnos por completo, pero tal vez esto nos obliga (en principio) a estar más pendientes de guardar y conseguir ese punto medio y ese punto de atención es el que nos agota. ¿Tan simple y tan difícil a la vez?, ¿o no?.

¡Feliz Fin de Semana!.

Namaste.


Nota: Capítulo sacado del libro "99 maneras de ser FELIZ y 99 recetas budistas para vivir con plenitud" de Gottfried Kerstin.

sábado, 12 de marzo de 2016

Con un par de clases...

Llevo algún que otro viernes sin pasar por aquí a compartir y reflexionar antes del fin de semana, pero doy fe que que existián buenas razones para ello. El yoga nos invita y enseña a parar en esta ajetreada vida que llevamos, a encontrarnos, y justo en ello estaba yo, viviendo un maravilloso retiro de yoga en plena naturaleza... sobre el que compartí un pequeño resumen aquí.

Hoy no es viernes, pero siempre hay un lugar para la reflexión y quiero hacerlo con mi opinión al respecto de las trivialidades que casi día a día nos encontramos con respecto al Yoga.

Debo decir que yo llegué al Yoga buscando no sólo ejercicio (podéis encontrar el relato en "Tocada por el Yoga"), sin saber cómo ni porqué, sabía que podía encontrar algo más allá de la mera actividad física. Encontré muchísimo más de lo que había podido llegar a imaginar, y día a día sigo descubriendo, siendo consciente de que tengo toda una vida para ello y que aún me quedará mucho por conocer. Aún así, posiblemente tenga ya un alma vieja, que siga reencarnándose en la rueda de la vida con posibilidades de continuar evolucionando... pero eso es otro tema.

En la actualidad encontramos muchos artículos que versan sobre esta disciplina milenaria, y debo decir que esto es muy bueno, puesto que acercan información a muchas personas que tal vez no se interesarían de otra forma. Así hay diarios y revistas que no hablan de un "Yoga que está de moda" y también nos hablan sobre sus "alabanzas". Pero como siempre nos encontramos con pros y con contras y, si normalmente dejo pasar cierto tipo de artículos y no los comparto en la página de facebook de Yoga y Ser por considerarlos superficiales y sesgados, hace unos días compartí uno de ellos aclarando algunos aspectos que no compartía al respecto del contenido. 

Doy gracias de corazón a todos los medios que alaban el Yoga y que intentan darlo a conocer, pero les pediría que intentaran documentarse como es debido con profesionales que no sólo acumulen una importante y amplia práctica de Yoga, sino que, a ser posible, también sean estudiosos del mismo y de su filosofía, puesto que de lo contrario, caemos en el peligro de hacer llegar una imagen totalmente banal y sesgada.

Cuando nació este blog, mi intención era compartir una filosofía y proyecto de vida diferente, siempre alrededor del Yoga, pero una cosa es lo que una tiene en mente y otra muy distinta, el día a día. Aparte de la falta de tiempo, me paro en seco a la hora de escribir por temor a quedarme sólo en la parte superficial, ofreciendo sólo una pequeña parte del inmenso puzle de lo que nos puede aportar esta disciplina. Sin embargo, desde otros espacios hablan y mercadean sin temor a crear confusión.
Así nos encontramos con artículos en los que podemos "tener unos buenos abdominales", "endurecer nuestros glúteos", e incluso asistir a clases on-line ¿? (y no digamos acceder a un título de la misma forma ????). Pero aún hay más, también se asegura para que practicar Yoga sólo es preciso asistir a un par de clases para tener los conocimientos más que suficientes y apropiados y, a partir de ahí, desarrollar tu práctica solo/a en casa sin más necesidad que esterilla y poco más... Y vuelvo a insistir, el Yoga es una práctica de autoconocimiento, encuentro con el verdadero Ser, aunando mente-cuerpo-espíritu, aquietando y controlando la mente y todo ello para ser más verdaderos, libres y felices, siendo auténticos.


Como dice Osho, somos seres humanos en proyecto, pero debemos de desarrollarnos y, el camino no es nada fácil. Poseemos un cuerpo material que debemos trabajar y cuidar, para no sólo ser el templo que merece nuestro espíritu, sino para llegar a la parte sutil a través del mismo. Esto sólo puede ser a través de práctica guiada, y ni qué decir tiene que  los maestros y profesores de Yoga han recorrido un gran camino (y lo continúan recorriendo día a día) con el fin de mejorar profundamente para así poder guiar y transmitir a las personas que inicien su práctica. Sólo de esta forma veremos qué precisa cada alumno, cuáles son las correcciones y modificaciones según su condición física y emocional, evitando no sólo lesiones, sino perseverando para que la construcción de la práctica sea lo más correcta y fiel posible y obteniendo los efectos adecuados a nivel energético, físico y mental. Si fuera de otra forma, podríamos decir que realizamos gimnasia, pero desde luego, no Yoga. Quien considere que le gusta "ese yoga" y quiera ser sólo una "envoltura", ¡adelante!, tal vez no haya llegado todavía su momento.

Aún así, algunos consideran que con un "par de clases" ya es suficiente... pues lo siento mucho, pero esto es sin lugar a dudas erróneo y contraproducente..., debe existir una práctica continua asistiendo a clases con un/a buen/a profesor/a que hará que cada día nos descubramos a nosotros/as mismos/as avanzando en un asana y dándonos cuenta de que el camino en el mismo no termina nunca. Supongo que las mismas personas que creen esto, también piensan que los fotógrafos sólo aprietan el botón haciendo "click", como que cualquiera puede ser periodista escribiendo un par de artículos o entradas en un blog, o que controla la medicina para si mismo/a porque ya sabe qué tomarse cuando se encuentra enfermo y se automedica o sabe que a su vecina le han ido muy bien estas pastillas y por eso también decide tomarlas.. y así podría continuar con un largo etcétera, pero creo que ya podemos hacernos una idea.

Dentro de mi responsabilidad está el defender la genuinas enseñanzas del Yoga y es por ello, por lo que, desde este humilde blog he querido dejar constancia de mi sincera y modesta opinión.

viernes, 4 de marzo de 2016

Culminación y Retiro

El fin de semana pasado fue especial y mágico, dado que como culminación a la formación realizamos nuestro esperado retiro. El lugar elegido no podía ser mejor, en plena montaña de Alicante se encuentra Campus Sierra Aitana o también conocida como Masía El Relleuero.

En una preciosa cúpula disfrutamos de las enseñanzas y sabiduría de nuestra maestra ante un ventanal que nos abría el corazón no sólo ante la práctica de Yoga, sino también ante la belleza de nuestro entorno. La naturaleza quiso regalarnos, en tan sólo día y medio, con nieve, lluvia y granizo, todo ello pudimos contemplarlo maravilladas desde la cúpula y también sentirlo sobre nuestros seres.

Siempre guardaré muchos y muy buenos recuerdos de este encuentro, tanto de los maravillosos seres de los que estuve acompañada, de los momentos vividos y como no, del excepcional entorno.

Y qué mejor que acompañar esta breve entrada con algunas de las pocas fotografías del entorno que realicé.